¿Es el anís el nuevo 'gin-tonic'?