¿Es legal usar un repetidor de redes móviles 4G en España?

Garbage

Garbage

Adelante, siempre adelante.
Colaborador
VIP+
17 Nov 2012
6.959
6.870
8.843
Salamanca
Redmi 3 Pro
#1
A pesar de que cada vez hay más antenas en España y la cobertura abarca más territorio, es posible que vivamos en un sitio donde la señal no llegue bien; ya sea porque vivimos en una ciudad con mucha densidad de edificios, o porque estemos en medio del campo muy alejados de las antenas. Así, una solución para mucha gente es comprar un repetidor de redes móviles, pero es probable que el que vayas a comprar no sea legal, y te explicamos por qué.​
Un repetidor 4G debe cumplir una estricta normativa para ser legal
Un repetidor de red móvil, ya sea 2G (GSM), 3G (UMTS) o 4G (LTE), permite mejorar la cobertura móvil en un punto concreto, pudiendo amplificar la señal que llega con una barra hasta las 5 barras en nuestro móvil, con un radio de amplificación de varios kilómetros. Sobre el papel, son una excelente opción para mejorar la cobertura, pero muchos de los que encontramos por Internet son ilegales.​

¿Es legal usar un repetidor de redes móviles 4G en España? 1568280317014-png.369241

Cada año, los operadores se ven obligados a retirar miles de repetidores ilegales en la Unión Europea. El hecho de que un operador pueda detectarlo nos indica ya cuál es uno de los principales problemas que generan: interferencias.​
Poner un repetidor en tu casa o negocio es legal, siempre y cuando el que compres cumpla con las normas del ETSI (Instituto Europeo de Normas de Telecomunicaciones), y tenga el logo CE y RoHS. Para superar estas pruebas, un repetidor debe contar con componentes de calidad, asegurarse de no sobrepasar las cifras que exige la normativa, y de contar con elementos que eviten las interferencias.​
Gracias a esta normativa, se evita que haya interferencias en el espectro radioeléctrico, ya que éstas pueden hacer que no funcionen determinados dispositivos por problemas de cobertura, o incluso ausencia total de señal. De hecho, la Oficina de Comunicaciones de Suiza, recopila en su web algunos de los repetidores que son ilegales.​
Así, en el caso de que un amplificador de señal no cumpla las normas ETSI, RoHS o CE, las estaciones base de los operadores podrán detectar las interferencias. Los operadores pasan a comunicarse con el regulador de telecomunicaciones del país, que es quien pasa a intentar encontrar la fuente de las interferencias. Una vez lo encuentran, confiscan el equipamiento, y muy probablemente multen al usuario.​

¿Es legal usar un repetidor de redes móviles 4G en España? 1568280340109-png.369242

Para que un repetidor cumpla con la normativa tiene que evitar las emisiones en bandas para las que no está autorizado, además de tener limitada la potencia de salida o la ganancia (que suele ser de 65 o 70 dBi). El problema es que muchas de estos repetidores para redes 2G, 3G o 4G pueden comprarse sin problema en AliExpress o incluso en Amazon por menos de 100 euros. Como recogimos hace unos días, Amazon vende en Estados Unidos algunos productos no autorizados a través de vendedores externos, donde no es necesario que éstos pasen la certificación de la FTC.​
Por qué un repetidor 4G chino no cumple la normativa europea
Un buen repetidor que cumpla la normativa europea cuesta como mínimo varios cientos de euros, por lo que, si encontramos unos más barato, casi seguro que será chino y no lo cumplirá. Para ser tan baratos, estos repetidores no pasan los controles adecuados para sus circuitos ni utilizan componentes de buena calidad, lo cual da pie a que se generen interferencias o se superen los límites de ruido que generan.​
De hecho, una de las partes más grave es que no cuentan con un control automático de ganancia, o AGC por sus siglas en inglés, además de no contar con filtros. Por culpa de ello, la potencia de salida no opera en función de la de entrada, y la ausencia de filtros genera una ganancia fuera de banda, por lo que se genera ruido en bandas adyacentes, afectando a nuestros móviles o dispositivos M2M, como puede ser un datáfono, contadores, paneles de carreteras, ascensores, estaciones meteorológicas, etc. En general, se generan interferencias con las antenas “reales” porque se está metiendo ruido en una misma banda de frecuencia.​
Otro factor que crea interferencias es que no hay un control de la oscilación en los repetidores chinos, donde además la antena de entrada y de salida están demasiado juntas la una de la otra, generando ruido entre sí. Además, el repetidor está siempre operando incluso cuando no se está usando, agravando aún más las interferencias y haciéndolo más fácil de detectar por los operadores. Debería de contar también con un mecanismo que ajuste la ganancia si hay una antena de telefonía cerca (por ejemplo, de otro operador distinto al nuestro que tenga más cobertura en nuestra zona y cuya existencia no conozcamos por no haberlo comprobado antes en un mapa). Los repetidores chinos no cuentan con este sistema.​

¿Es legal usar un repetidor de redes móviles 4G en España? 1568280365524-png.369243

Por ello, puede ser muy atractivo poner un repetidor en casa que te solucione la cobertura por unos 100 euros, pero que sepas que muy probablemente estés comprando un aparato ilegal, y que alguien te contactará para que lo quites. En el caso de que no lo hagas te puede caer una multa, además de perder el dinero de comprar el repetidor. Por ello, cualquier repetidor que venga de China, ya sea en AliExpress o webs similares, no cumplirá con la normativa europea con casi total certeza.​
En Amazon hay algunos modelos chinos que afirman tener AGC, ALC y certificación CE, aunque no hay manera de saber si esto último es real o de si os darán problemas, ya que fabricantes chinos que se molestan en asegurarse de que sus productos tengan la etiqueta, en la mayoría de casos es falsa y no han pasado ningún tipo de control, ni cuentan con sistemas de ajuste de señal inteligentes.​
Entre los fabricantes europeos que cuentan con licencia se encuentran StellaDoradus, SmoothTalker, Nextivity y Coiler, con unos precios que parten desde los 400 euros y que llegan hasta los 1.000 euros en algunos modelos, ya que el proceso de certificación es bastante caro, además de necesitar componentes de más calidad.​
Fuente: ADSLZone
 
Nadie verá tu email. La utilizamos para contactarte y confirmar tu comentario.

Miembros conectados

  • segnini
  • otzua
  • antf2
  • ruglovi
  • norte
  • eduardo.rdz94
  • capitormento
  • Ju@nky
  • chapito
  • F.C
  • Bertus777
  • mcs
  • bobichumbero
  • Aldo Rivas
  • jitowin
  • jolutomo18
  • rayul1970
  • alierta
  • gandarin
  • gusrodri
... y 9 más.